Avialsa T-35 S.L.

AT-802A

 

 

 

Las serie AT-802 es el avión más grande del mundo monomotor, y su popularidad refleja la tendencia de realizar aviones de turbina de mayor capacidad. Tanto si se usa para reforestación de bosques, como para fumigación de grandes extensiones de algodón, o en el uso de dispersantes para derrames de petróleo, el avión tiene suficiente productividad y prestaciones para realizar trabajos de forma muy eficiente.

El AT-802A es un avión de ala baja cantilever, monoplano de construcción totalmente metálica. Se ha diseñado específicamente para la extinción de incendios forestales y está equipado de una sola cabina. Los equipos de aviónica cumplen las normas IFR para vuelo instrumental y disponen de aire acondicionado / calefacción electrónica, así como de piloto automático.

La planta motriz consta de un motor turbohélice marca Pratt&Whitney modelo PT6A-67AG de 1,430 eshp. Este motor es altamente fiable y está adaptado al tipo de requerimientos que los vuelos de extinción de incendios exigen en cuanto a potencia con altas temperaturas ambientales, facilidad de mantenimiento, bajo nivel de emisión de ruido, etc... La hélice utilizada es una Hartzell de 5 palas de alto rendimiento, paso reversible y velocidad constante.

La versión utilizada por Avialsa T-35, S.L. instala los depósitos de combustible de alta capacidad, 380 Galones (1.438 litros), lo que confiere una gran autonomía de vuelo (5 horas) bien para operar desde pistas forestales remotas o bien para realizar largos vuelos de vigilancia forestal.

La gran maniobrabilidad del AT-802A, unida a la versatilidad de las descargas que le proporciona el sistema de descarga computerizado y programable en función de las necesidades, hacen que este avión consiga superar el rendimiento de muchos aviones de mayor capacidad de carga.

Por otra parte, la posibilidad de operar desde pistas eventuales no preparadas, cercanas al incendio, ayudan enormemente a reducir los tiempos de ciclos de descarga.

Otra posibilidad del AT-802A es la de llevar a bordo un tanque separado para el espumante concentrado que, por medio de un sistema inyector controlado por computadora, añade al agua del tanque la proporción de espuma óptima al tipo de incendio en cuestión. Este sistema es especialmente indicado para los vuelos de patrullaje forestal, ya que en caso de no detectar ningún incendio, el espumante es devuelto a la base para ser utilizado en otra ocasión.

El AT-802A posee una característica que le diferencia de cualquier otro avión de extinción de incendios y es la de que puede aterrizar con la máxima carga al despegue (7.258 Kg.), es decir, que puede aterrizar con una carga en la tolva de 3.990 Kg. gracias a su tren de aterrizaje extremadamente resistente y al sistema de frenos, dimensionados a tal efecto. Esta capacidad está reconocida por las autoridades aeronáuticas e incluidas en el Certificado de Tipo.

Imágenes
Vídeos